UN COSMÉTICO SIN AZÚCAR. PARA LLEVAR

UN COSMÉTICO SIN AZÚCAR. PARA LLEVAR

¿Qué es lo primero que haces cada mañana? ¿Tienes alguna rutina antes de salir de casa?

Respuestas habrá muchas y muy diferentes, pero seguramente en todas hay algo en común: el baño. Una ducha, cepillarse bien los dientes, alguna crema, arreglarse el pelo, o algo de maquillaje. Y es que un buen aspecto nos da seguridad, nos ayuda a afrontar el día de otra forma. No hablo de belleza asociada a ningún estereotipo, para nada. Si no de un aspecto fresco, limpio, y cuidado.

 

Y sí, es en este momento donde los cosméticos entran en juego.

Como consumidora, tienen que satisfacer a los sentidos: ver, tocar y oler (es lo primero que hacemos todos). ¿Es superficial? Sí. ¿Es importante? También. Tanto como asociarlo a un momento agradable.

 

Como farmacéutica que trabaja en este mundo, no me puedo quedar sólo ahí. Tengo la manía de dar la vuelta al envase y mirar esa lista/amasijo de nombres químicos que son los ingredientes. Y que en definitiva, son lo más importante. Aunque los cosméticos no son sueros milagrosos (capaces de transformarnos en seres eternamente jóvenes), sí están vinculados a ese pequeño momento del día para ti, para verte y sentirte mejor.

 

A las preguntas: ¿esta crema es buena? ¿este champú está bien? ¿cuál es mejor?

Todos son seguros, y ninguno es malo. Sin embargo, y sin dejarnos influir por el pánico que a veces cunde cuando uno escucha “parabenos”, “siliconas”, “petrolatum”, o “sulfatos”, iremos descubriendo qué son, y qué tienen de bueno o malo.

Supongo que como en casi todos los sectores, hay un mundo más chiquitito donde se intenta hacer las cosas de otra forma, y donde se pretende llegar a algo diferente.

Detrás de una marca siempre habrá unos valores, una ética profesional, y unas decisiones. Y es de este mundo pequeñito del que queremos hablar.

 

Siempre he tenido claro que la piel y el pelo son el mejor complemento que tenemos, y el que mejor refleja nuestra salud. Por tanto, cuidarlos bien, ¿no debería ser importante?

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *