La manteca de karité: todos sus usos y beneficios manteca de karité

La manteca de karité: todos sus usos y beneficios

La manteca de karité es un ingrediente recurrente en muchos de los productos que ofrecemos. Es un ingrediente muy polivalente. Tiene una amplia lista de beneficios y usos tan larga como la que hicimos del aceite de coco. Y por eso te los vamos a enumerar. Es imprescindible saber qué estamos utilizando sobre nuestra piel aunque sea natural y orgánico.

 

Beneficios de la manteca de karité

A destacar:

  • Tiene un gran poder hidratante. Como su propio nombre indica, es una manteca. Una grasa vegetal que, como todos los aceites, penetra en la piel con facilidad y restaura el agua de la piel.
  • Es muy nutritiva: La nutrición profunda que otorga a la piel es gracias a que se compone de ácidos oleicos en un 70%. También tiene palmíticos, linoleicos, y linolénico en menor proporción.
  • Es un humectante natural. Humedece en su zona exterior además de suavizarla. Forma una capa protectora que previene las agresiones externas que se dan por la exposición a los efectos climatológicos. Es una película invisible y grasa que ayuda a hidratar con el tiempo. Además, también ayuda a generar vitamina A y E en el cuerpo humano.
  • Poder emoliente. Al juntar un poder hidratante con el humectante nos queda un producto que suaviza las zonas más secas y descamadas. Puede suavizar durezas y rebajar inflamaciones en la piel.
  • Recomendado para todas las pieles. La manteca de karité es eficaz en todo tipo de pieles: normales, mixtas, agrietadas, con cicatrices…
  • Es un ingrediente no comedogénico. No obstruye los poros. Es por eso que sirve especialmente para las pieles sensibles o que estas afectadas de acné, manchas o dermatitis.

Usos de la manteca de karité

Hay muchísimos, pero los más importantes son:

  1. Protector solar: Esta crema es un protector solar natural que se lleva usando años sin siquiera refinar. Su poder emoliente protege de las quemaduras y evita la deshidratación de la piel.
  2. Crema reparadora: Repara la dermis en los siguientes casos: quemaduras solares, pieles descamadas, eccemas, tirantez post-depilatoria, post-afeitado, etc.
  3. Cicatrizante: Sus propiedades reestructurantes van más allá que las anteriormente mencionadas. También es capaz de reducir arrugas y estrías.  Su poder llega a mitigar cicatrices de heridas.
  4. Aceite masajeador. Se derrite a los 28ºC, por lo que en contacto con la piel se deshace y se convierte en líquido. Favorece la recuperación muscular tras el ejercicio por lo que se recomienda mucho. Es un eficaz agente curativo para hematomas junto con un masaje circular para liberar la sangre acumulada bajo la dermis.

Productos de Branch & Root que tienen manteca de karité como ingrediente principal

Comentarios (2)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *