¿Cómo aplicar un exfoliante corporal natural? exfoliante natural corporal

¿Cómo aplicar un exfoliante corporal natural?

El exfoliante corporal natural es el primer producto que usar antes de realizar la rutina de belleza del cuerpo. Eliminaremos así las células muertas de la piel y descamaciones de forma más rápida de lo que lo hace nuestro cuerpo.

Beneficios de un exfoliante corporal natural

  • Descaman la piel más rápidamente. Así no tendrás esas feas pieles muertas que el cuerpo elimina de forma lenta.
  • Limpia los poros. Además de arrastrar las células epiteliales muertas también se lleva parte de la suciedad que hay en los poros.
  • Ayuda a que el efecto de otros productos sea más potente. Al dejar la piel más expuesta, los siguientes productos que se apliquen sobre la piel penetrarán mejor en las capas más internas de la dermis, donde trabajarán mejor.
  • Se consigue una piel más suave. Por todo lo anteriormente mencionado acabaremos con una piel que dará gusto tocar.

Exfoliante corporal natural casero

Si se está en un apuro se puede crear un exfoliante corporal natural con productos que tenemos en casa, concretamente en la cocina. Se trata de una mezcla de un sólido granulado y un líquido que haga las veces de loción hidratante.

  • Exfoliante de café. Puedes juntar un poco de café con tu limpiador corporal y aplicarlo con un disco de algodón.
  • Exfoliante de azúcar moreno. Junta en un vaso un par de cucharadas de azúcar moreno y un poco de aceite. ¡Listo! Si se aplica con un buen masaje resultará de lo más hidratante.
  • Mezcla de azúcar y limón. Ten cuidado de no usar tanto limón que el azúcar acabe diluyéndose y se convierta en limonada.
  • Exfoliante de miel y avena. El grano de la avena no es tan duro con las pieles sensibles y la miel es un potente hidratante.

Recomendamos hacer esto en la ducha para poder eliminar los restos con agua.
El problema de estos exfoliantes es que no sabemos si el grano que tienen va a ser muy abrasivo para nuestra piel o poco. Si tenemos la piel delicada puede ser poco apropiado utilizar estos remedios. Hacer una prueba en una pequeña porción de piel puede ser la solución. Si tras un poco de raspado la piel no se enrojece se puede seguir.

 

Cuánto y cómo aplicar un exfoliante corporal natural

 

No se debe abusar del exfoliante. A pesar de que nos echemos cremas todos los días no hace falta utilizarlos con tanta frecuencia. Sí, el exfoliante corporal natural prepara la piel para la posterior hidratación, pero sus efectos duran bastante. Notarás enseguida cuando tu piel requiere que lo utilices. Una vez a la semana será suficiente. A veces incluso menos. Si te pasas sufrirás abrasiones y rojeces.

El truco para que sea efectivo es aplicarlo con un suave masaje circular. Hay que poner énfasis en lo de suave puesto que el grano es el que hará el trabajo más que el masaje. Esto también beneficiará la circulación de la sangre en todo nuestro cuerpo. Las zonas en las que más se recomienda su uso son: codos, rodillas y manos (por la zona de los nudillos). Las zonas con articulaciones son las que más se descaman. También aquellas más expuestas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *