cosmética natural

Cosmética Natural, ¿eing?

Buenas, me presento: Me llamo Adriana y soy farmacéutica. Durante todos los años de mi carrera viví rodeada de palabras como 3,4,5-trimetil-ciclohexeno, haluro de alquilo o adición radicalaria.

Palabras y conceptos que se entienden cuando estás en la facultad pero que ahí afuera, en el mundo real, no significan gran cosa para la mayoría de la gente. Fui muy consciente de ello cuando un día decidí prestar atención a los ingredientes que llevaba mi jabón de la ducha. Después de tantos años conviviendo con un producto químico, el jabón, apenas era capaz de distinguir qué era el tensoactivo (lo que limpia) de lo que era el conservante (lo que lleva para que no se haga moho o se contamine de bacterias). Y pensé, ¿cómo puede el mundo estar rodeado de tantos productos químicos, de tanta química en definitiva, sin saber realmente qué es lo que toca nuestra piel a todas horas, día tras día?

Creo que con la comida es más evidente: hay cosas que no queremos comer. Pero con la cosmética no somos tan conscientes, ni se nos ocurre que lo que toca nuestra piel puede penetrar en nuestro organismo hasta depositarse en nuestros tejidos. Además, se nos hace muy difícil llegar a entender la información de las etiquetas indescifrables. Los fabricantes, en este caso, no nos lo ponen nada fácil.

Quiero enviar un mensaje de calma. Todos nuestros cosméticos (champús, pastas de dientes, cremas, jabón de manos, pintalabios…) pasan grandes controles de sanidad y calidad y evidentemente no se vende nada que no sea legal. Aún así, para poder escoger qué es lo que queremos consumir y decidir qué productos decidimos tener en nuestro tocador necesitamos saber más.

Últimamente solo leemos y oímos a hablar de la cosmética natural y la ecológica. Mucho a mi pesar, tengo que reconocer que se ha puesto de moda. No me gusta nada que esto se pueda vivir como una moda, una manía pasajera, que se irá igual que se fueron las hombreras o  el gotelé. En mi opinión no es lo mismo; cada vez más y más gente está concienciada del respeto que le debemos al planeta, a los animales, a nuestro cuerpo. Nos concienciamos de lo que consumimos y de lo que nos ponemos en nuestra piel. Pero es cierto que actualmente, “lo natural”  vende más.

Pero, ¿es “cosmética natural” todo lo que nos venden como tal?

Con las palabras “cosmética natural” puede denominarse todos aquellos productos que contienen algún ingrediente de origen vegetal en su composición, sin importar en cuánta cantidad o porcentaje. Por ello es relativamente fácil encontrar productos no-tan-naturales que se vendan como “naturales” y estén muy lejos de serlo, o de serlo en su totalidad. En estos productos hay que fijarse mucho en su composición para que no nos la cuelen.

Cosmética orgánica, biológica o ecológica significan lo mismo pero se denominan de manera diferente según el país. Son aquellos productos que han estado elaborados con productos de cultivo ecológico, sin pesticidas, no contienen productos genéticamente modificados, no llevan perfumes sintéticos, ni conservantes, ni derivados del petróleo, no se han testado en animales y su proceso de extracción y transformación ha sido respetuoso con el medio ambiente. Muchos de ellos están certificados por mecanismos de control y encontraremos un sello o logo que les representa: Natrue, BDIH,  Ecocert, Soil Association, etc… ¡Hay muchos!

¿Consumes cosmética natural? ¿Cuáles son tus favoritos? ¡Explícanos tu experiencia!

 

 

Comentarios (4)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *