su HISTORIA

Se inspira en las profundidades de la selva amazónica donde habita el grupo etnico Bribrí. Ellos aún hoy en día aprovechan los recursos naturales como tratamientos de belleza respetando su “madre tierra”, su Ami Iyök, así es como le llaman. De lo más de 50 activos repartidos por todo el rango de productos, reúnen una gran variedad de ingredientes, que junto a activos tecnológicos, van des del oro líquido amazónico (Aceite de Sacha Inchi) hasta el mediterráneo Aceite de Oliva.

SLOW AGEING

La marca promueve el concepto SLOW AGEING en toda su gama, como mensaje de efectividad de sus productos, en los que se combinan los recursos de la tierra con la más alta tecnología de última generación para despertar, cuidar, proteger y revitalizar la piel para evitar su prematuro envejecimiento. Tratar desde todos los ángulos posibles y con activos siempre naturales y certificados de forma integral todos los efectos anti-edad.

Las FÓRMULAS de Ami Iyök

Las fórmulas están libres de GMO, parabenos, derivados del petróleo, fenoles, ftalatos o cualquier activo que no haya sido extraído bajo un proceso enzimático respetuoso con las propiedades de las materias primas. Todos los ingredientes son 100% de origen natural y de cultivo biológico controlado por los propios laboratorios y por EcoControl BDIH, que junto a la certificación internacional Natrue y sus estrictos estándares, garantizan la trazabilidad y calidad de las materias primas y de los productos.

AMI IYOK y el compromiso

La marca utiliza packaging orgánico respetuoso con el medio ambiente, de diseño plegable reutilizable y patentado fabricado de madera de chopo procedente de plantaciones controladas certificadas.

Los envases son de cristal violeta con tecnología biofotónica.
Además apoyan la lucha contra la experimentación animal y defienden los derechos de los animales en general. Por eso, su producto más solidario, MyPetSoap va destinado a la ONG SOS Galgos dedicada al rescate y a la defensa del galgo.

Sus productos

Buscar