Aceite de argán, ¿en qué te ayuda? Aceite de argán

Aceite de argán, ¿en qué te ayuda?

El aceite de argán es un ingrediente en la formulación de productos cosméticos, sobre todo en aquellos veganos. Se suele encontrar junto a otros aceites, en sérums y en lociones, principalmente. Estudiar sus propiedades y de donde viene ayuda a entender por qué se utiliza, al igual que con otros ingredientes como el aceite de almendras dulces o de coco.

Aceite de argán, ¿cómo se extrae y de dónde?

El aceite de argán se obtiene al presionar las semillas maduras de la baya del árbol del mismo nombre que es endémico de Marruecos. Este aceite tiene sabor a nuez, es comestible y es relativamente caro. Por lo que es un ingrediente que se encuentra en pequeñas cantidades en los productos. A pesar de su pequeña proporción, tiene efectos beneficiosos y por eso es clave en la formulación.

Los marroquíes utilizaban el aceite de argán, en su forma no tostada, para el tratar enfermedades cutáneas así como para el cuidado de la belleza de la piel y el cabello cuando este no formaba parte de la industria. No ha sido hasta 1980 que se popularizó su uso a partir de investigaciones que dejaban patente que sus propiedades lo hacían ideal para la cosmética. Está compuesto, en un 80 %, de ácidos grasos esenciales. El resto es beta-carotenoides, fitosteroles y escualeno.

Aceite de argán: propiedades y beneficios

  1. Hidratante. Al igual que todos los aceites, es perfecto para mantener a la piel el agua y frescura que necesita para volver a estar suave, tersa y elástica. Actúa en la dermis más profunda. Por ello, también puede considerarse que tiene propiedades anti envejecedoras.
  2. Reparador. Si la piel está quemada, enrojecida o descamada, este aceite le devolverá la nutrición y la reparará mucho más pronto que utilizando otros productos.
  3. Efecto nutritivo. No es su propiedad más activa, pero sí se puede tener en cuenta. Posee vitamina E, que ayuda a esa reparación previamente mencionada.

Productos de Branch&Root que contienen aceite de argán

  • Sérum. Los botes de serúm son hidratación en su potencia máxima. Es por eso que no podía faltar este aceite en ellos. Sobre todo para los indicados para las pieles más secas y dañadas. Aquellas castigadas por la excesiva exposición a rayos UVA y contaminación ambiental. Recomendamos: S5 Sérum Skincare para pieles secas y dañadas con fórmula no grasa.
  • Crema hidratante. Dependiendo de la crema se puede encontrar o no. Si es un ingrediente que te gusta, puedes buscarlo en la etiqueta. Es un componente muy enriquecido y caro, pero de gran calidad. Te recomendamos: S5 Skincream hidratante para pieles normales y secas. También ayuda a reducir las arrugas.
  • Loción. Esta loción hidratante en pastilla es todo lo que necesitas para cuidar tu piel después de un baño. Aplicar sobre la piel húmeda es una delicia, pero también funciona sobre la piel ya seca y caliente, ya que la pastilla se va derritiendo por la piel.
  • Limpiador facial. También actúa y beneficia ya que es un producto indicado para pieles más secas y que han de arrastrar células muertas.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.